Contra lo que pudiera parecer, México no es el país donde más tequila se consume, un honor que le corresponde a EEUU, donde es una bebida fuertemente implantada desde hace tiempo. Sin embargo, en Europa sigue ganando adeptos, sobre todo en Alemania y España, segundo y tercer país exportador respectivamente. De hecho el consumo de este destilado en nuestro país es el que más se ha incrementado en 2012, después de la ginebra, un 25,58% más respecto al 2010, lo que se tradujo en la venta de 4.32 millones de litros en 2011. Aunque aún no tiene una cuota de mercado muy relevante, desde FEBE consideran que este crecimiento se debe sobre todo al auge de la coctelería y a la introducción en el mercado español de tequilas reposados, de los que se vendieron en 908.290 litros.

Este notable auge hace que el Consejo Regulador del Tequila vea su futuro con grandes esperanzas: «Estamos empezando a romper barreras y mitos a través de la reeducación del consumidor», asegura el responsable de la delegación española del Consejo Regulador del Tequila, José Torres. «El tequila hay que aprender a beberlo, a disfrutarlo, inculcando en el consumidor cómo debe degustar esta bebida para disfrutarla sin peligro», explica este responsable del Consejo Regulador que firmaba recientemente con la FEBE un protocolo para promover la calidad y la seguridad en la comercialización del producto y velar por un consumo responsable. No en vano uno de los principales caballos de batalla del Consejo Regulador del Tequila es su lucha contra el fraude que supone para el sector tequilero pérdidas anuales por valor de 890 millones de euros anuales, según datos de la Cámara Nacional de la Industria Tequilera.

GARANTES DE LA AUTENCIDAD

Actualmente existen unas 160 empresas que elaboran esta afamada bebida y nada menos que 1284 marcas bajo las que se distribuyen los 236.8 millones de litros que se produjeron en 2012 de los dos tequilas amparados, el 100% agave y el mixto, que contiene 52% de agave y el resto azúcares obtenidos de otros destilados. Además, el tequila se divide en cinco clases: blanco, joven, reposado, añejo o extra añejo. Toda esta información deberemos tenerla en cuenta para diferenciar un tequila de otro destilado.

José Torres afirma que «el tequila es una de las bebidas más controladas del mundo; tenemos un equipo de verificadores dentro de las fábricas, un organismo de certificación y una base de datos de las marcas autorizadas y productos verificados» pero también está en nuestra mano, como consumidores, asegurarnos de que lo que estamos bebiendo es tequila, verificando la información de la etiqueta, en la que debe aparecer el tipo de tequila, la clase así como las siglas NOM, Norma Oficial Mexicana, seguidas de un número de cuatro digitos que representa la empresa y CRT. Todos estos datos nos indican que es un producto amparado por el Consejo Regulador, que garantiza la trazabilidad del producto.

PRODUCTOS FRAUDULENTOS

Si aún nos caben dudas, también podemos acudir a la web delConsejo Regulador del Tequila, donde podemos hacer una búsqueda directamente por marca y, si detectamos un fraude, hacer una denuncia anónima que el Consejo investigará. Torres indica que en España se recogen bastante denuncias de productos fraudulentos, entre ellas, destaca una en la que el Consejo Regulador trabaja desde hace tiempo, una cerveza que se comercializa como aromatizada con tequila. «Estamos trabajando con las autoridades locales porque es un fraude al consumidor, ni contiene tequila ni está aromatizado con él pero usa una mercadotecnia que recuerda a México, llevando al engaño», explica. Y la investigación de estos fraudes se lleva hasta las últimas consecuencias, incluso ante los tribunales internacionales. «Si detectamos productos fraudulentos, lo denunciamos al Ministerio de Medio Ambiente y a Consumo, verificamos las muestras del destilado a través de un laboratorio de Sanidad Pública de Madrid y cursamos la denuncia ante todas las instancias, ya sean locales como nacionales o europeas», asegura este responsable.

«Sobre todo lo que queremos es que el consumidor comprenda que puede disfrutar de esta bebida sin peligro», explican desde el Consejo Regulador que mira ya al gigante asiático como un mercado potencial para estos destilados, especialmente la India, un mercado muy interesante para el sector tequilero. Sin embargo, a pesar de la progresiva consolidación de esta bebida, el tequila y su consumo sigue siendo un gran desconocido.

«Cuando me preguntan cuál es la forma correcta de beber el tequila siempre les contesto que con responsabilidad. Lo del caballito, con el limón y la sal es algo para casi para turistas, en México no se bebe así. Son paradigmas que estamos rompiendo, igual que beberlo de golpe o sólo. En Mexico se bebe mezclado desde hace años, no sólo en el margarita, hay muchas más opciones», explica Torres. De hecho, como parte de la reeducación el Consejo Regulador imparte cata en distintos lugares. «Es muy interesante la reacción del público, primero porque esperan ver chupitos y les sorprende ver la copa tequilera Riedel y también les sorprende detectar un gran número de aromas distintos y sabores diferentes, sobre todo en los tequilas añejos o reposados».